Tiropita griega. Pasteles salados griegos de queso

| |


Ingredientes

  • 150 g. de queso feta
  • 50 g. de queso ricotta
  • 1 huevo M
  • 1 paquete de masa filo
  • Semillas de sésamo
  • Pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 50 g. de mantequilla

Cómo hacer tiropita griega.

La tiropita o tyropita (en griego τυρóπιτα) es un pastel salado típico de la cocina griega elaborado con capas de masa filo y relleno con una mezcla de queso y huevo. Se puede hacer en versión individual (la que os explicamos más abajo) o en una fuente grande y cortar después en porciones. Nosotros preferimos la primera porque nos permite comerla con los dedos, algo que nos encanta.

A lo largo y ancho de Grecia la tiropita se consume como aperitivo o desayuno y es tremendamente popular al igual que la Moussaka, o Youvarlakia. No es de extrañar, pues que el crujiente de la masa filo con el toque de mantequilla y el relleno de queso feta resulta irresistible.

Hay algunas variaciones muy conocidas, como la spanakopita, que lleva espinacas en el relleno, o la bougatsa, que es dulce y se rellena de crema pastelera. ¿Os las imagináis?

Es una receta muy sencilla de preparar, la única posible complicación es la de envolver el relleno en la masa filo y darle forma triangular. No os dejéis vencer por ello, puede que la primera no salga perfecta, pero en seguida se le coge el tranquillo.

Si tenéis tiempo, os recomendamos hacer de más y congelar. Así, cuando os entren ganas de tiropita, no tenéis más que sacar del congelador y hornear. Son perfectas para picar a la hora del aperitivo o para cenar acompañándolas de una buena ensalada o una rica salsa como la Tzatziki. Aunque, sinceramente, están para comerlas a cualquiera hora. Entran como pipas.

Leer ahora:  Creme brulé de turrón de Xixona con arándanos

Preparación del relleno de la Tiropita griega

  1. Comenzamos preparando el relleno y, para ello, escurrimos bien el queso feta y lo desmenuzamos con las manos o con ayuda de un tenedor. Añadimos el queso ricotta, un pellizco de pimienta negra molida y el huevo. Removemos bien hasta obtener una masa homogénea.
  2. Para montar las tiropita hay que trabajar rápido y no nos puede faltar de nada. Sobre todo porque, si la masa filo se seca (algo que ocurre con rapidez), se rompe y las tiropita, aunque buenas, quedan feas de aspecto.
  3. Preparamos la mesa con todo lo imprescindible: una tabla de madera, la masa filo cubierta con un trapo ligeramente húmedo, un cuchillo aflado o un cortador de pizzas, la mantequilla fundida, una brocha, una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado o un tapete de silicona y otro trapo húmedo para cubrir la bandeja.
  4. Desplegamos una lámina de masa filo sobre la tabla de madera y la cortamos, a lo largo, en tres o cuatro tiras del mismo ancho (unos 10 cm). Dejamos una de ellas fuera y guardamos las otras tres bajo el trapo húmedo para que no se seque.
  5. Podemos cortar una pila de láminas a la vez, como veis en el paso a paso, y trabajar más rápido. Eso sí, siempre guardamos la masa que no estemos utilizando debajo del trapo húmedo.
Leer ahora:  Panellets de chocolate y avellanas. Pasión por el chocolate

Forma, relleno y horneado. Presentación final de las tiropitas

  1. Pincelamos la tira de masa filo con mantequilla fundida y colocamos un poco del relleno de queso en el extremo inferior, el más cercano a nosotros. Doblamos la masa alrededor del relleno en diagonal, de forma que la esquina alcance el extremo opuesto.
  2. Después doblamos la tiropita hacia arriba, siguiendo el borde. Repetimos el doblez en diagonal y en forma recta hasta llegar al final. Si sobra algo de masa, métela dentro o simplemente dóblala sobre la parte exterior.
  3. Que no os asusten las explicaciones, en el paso a paso podéis ver cómo formar las tiropitas y cómo hay que doblar la masa para que os queden con esta forma triangular. Es muy fácil. Repetimos la operación con las tiras restantes hasta que se acabe el relleno.
  4. Según vamos formando las tiropitas las colocamos sobre la bandeja de horno y las cubrimos con el trapo húmedo. Cuando estén todas listas, pincelamos cada una de ellas con mantequilla fundida y espolvoreamos con semillas de sésamo.
  5. Introducimos la bandeja en el horno, precalentado a 190° C, con calor arriba y abajo, durante 15 minutos aproximadamente o hasta que estén doradas y crujientes. Retiramos del horno, emplatamos y servimos inmediatamente.

Os animo a que probéis a hacer esta receta. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta receta de tiropita griega en este álbum. No os perdáis detalle para que os salgan perfectas.

Leer ahora:  Rabo de toro estofado

Galería de la receta

Consejos y recomendaciones para una Tiropita griega de rechupete

  • Con estas cantidades hemos obtenido 19 tiropitas, pero os saldrán más o menos según el tamaño en que las hagáis vosotros.
  • La diferencia entre una tiropita increíble y una mediocre reside principalmente en la calidad del queso, así que comprad el queso feta de la mejor calidad posible. En este caso, puedes prescindir del queso ricotta y usar solo feta en el relleno.
  • El relleno se puede enriquecer con trocitos de nuez, piñones, ralladura de limón, etc.
  • Hay que tener cuidado al doblar las tiropitas y evitar presionar, especialmente, las esquinas vacías. Son muy frágiles y se pueden romper. No las rellenes en exceso, es mejor que queden holgadas.
  • Si doblar las tiropitas os resulta imposible, podéis hacer esta receta extendiendo cuatro o cinco horas de masa filo (untadas con mantequilla) en un molde apto para horno, cubrir con el relleno y colocar otras cuatro o cinco capas de masa encima. Después solo hay que hornear y listo. Si la mantequilla endurece durante el montaje de las tiropita, probad a colocarla dentro de un cuenco con agua caliente, o a darle un toque de calor en el microondas para que se funda de nuevo.


Más recetas en www.recetasderechupete.com

Deja un comentario